Un nuevo periodo

Hans Küng (traducción del alemán, Gerardo Carreño Marés)
1. Lo mejor del Concilio fue el inicio de un nuevo periodo en la historia de la Iglesia: distanciamiento respecto al modelo antimoderno de la contrarreforma medieval de la Iglesia y la sociedad, y al mismo tiempo integración de los dos cambios más significativos de los tiempos modernos: la Reforma y la Ilustración o Modernidad. Lo peor fue la constante oposición de la curia romana, que se tradujo en un cambio a medias del paradigma.
2. La introducción de una liturgia popular en lengua local con una activa participación de los fieles; la revalorización de la figura de los laicos y especialmente de las mujeres y, en tercer lugar, la voluntad de reconciliación con otras iglesias cristianas, la apertura al judaísmo, el islam y la otras religiones del mundo y, en definitiva, la valoración positiva del nuevo mundo secular y los derechos humanos.
3. Desgraciadamente, tanto los papas como las conferencias episcopales han frenado generalmente más que ayudado. El polaco Juan Pablo II y el Papa alemán restauracionista Benedicto XVI son responsables del gran estancamiento de las reformas de la iglesia y el creciente descontento en las comunidades católicas abiertas. Esto les convierte en cómplices de la tremenda pérdida de importancia de la Iglesia católica en la sociedad tras el Concilio y de un generalizado pesimismo en el estado de ánimo de la Iglesia.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad