Una mala noticia

Wifredo Espina
Evidentemente, la desaparición de CNN+ es una mala noticia. Porque es el cierre de una ventana de información y de opinión. La libertad “de prensa”, como suele decirse genéricamente, no existe en sí misma, sino que reside en la pluralidad de medios de comunicación. En su diversidad encontramos la libertad. Ningún medio monopoliza la libertad, ésta se manifiesta en la suma de las parciales libertades de los distintos medios, en su pluralidad diversificada.
El cierre de un medio siempre suele significar una merma de esa pluralidad y, por tanto, de la libertad de expresión, piedra clave de una democracia. No importa su signo ideológico. Se nos dice, por la propia empresa, que CNN+ desaparece porque no es económicamente viable. No es la primera vez, ni será la última, en que esto ocurre en un sistema de libre mercado. Lo que llama la atención es que no sea rentable un medio, como éste, que ha sido considerado de cierta calidad, sobre todo en relación al lamentable nivel general televisivo. De aquí la pregunta de si hay que aceptar, sin más, que calidad y comercialidad son incompatibles; tema a estudiar con más profundidad.
Detrás de las cifras, sin embargo, siempre hay alguna explicación, más o menos verosímil. No pocos medios considerados de calidad han perecido. Y es que conviene no confundir calidad con la simple calidad formal; es decir, de estilo, de firmas, de secciones interesantes. Cuenta, también, la calidad en la objetividad y en la imparcialidad, a la hora de informar y de opinar. Esto pesa mucho para tener más o menos audiencia. El canal CNN+ era notablemente sesgado a la hora de informar y opinar. Cuando esta decantación está en la línea gubernamental –sobre todo si el prestigio del gobierno está en baja– , cuando generalmente los medios suelen actuar de contrapoder gubernamental, no es de extrañar su escasa audiencia, que comporta baja publicidad, y, por tanto, inviabilidad económica.
No tienen consistencia objetiva los interesados lamentos que se vierten, en el sentido de que “los condicionantes económicos y de audiencia obliguen a hacer desaparecer este canal, sobre todo, siendo un medio progresista” y “dada la proximidad de la celebración de elecciones autonómicas y municipales”. Esto es confundir las cosas. Una cosa es la libertad de información y de expresión, y otra la libertad de opciones ideológicas y políticas. Ambas conforman el juego democrático. Pero aquí, hablamos sólo de “libertad de prensa”. Y en este sentido, el cierre de CNN+ es, evidentemente, una mala noticia.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad