Una información más pobre

Manuel Campo Vidal
El año 2010 terminó mal para el escenario mediático español. Ya venía difícil por la drástica reducción de la publicidad y la concentración del dinero disponible en pocas cadenas lo que suponía una dificultad añadida para las nuevas emisoras que entraban en el mercado. Fue complicado también por la aplicación de la nueva Ley del Audiovisual y en definitiva por un panorama difícil que llevó a la devolución de licencias de TDT a los gobiernos que los habían concedido. Incluso grandes grupos españoles prescindieron de licencias: Prisa y Vocento en Andalucía, Planeta en Cataluña, aunque los adjudicatarios habían presentado segundas marcas de estos grandes grupos como el caso de Localia. La fusión concretada a 31 de diciembre entre Telecinco y Cuatro, que más que fusión resultó en la práctica una absorción, nos condujo a un titular sin duda reduccionista pero tremendamente gráfico: “Berlusconi compra a Polanco”. ¡Quién lo hubiera dicho hace sólo un par de años!
Esa situación sostenida a lo largo del año pasado y la impresión de que éste no será mejor, condujo a decisiones que sorprendieron a la ciudadanía y que se convirtieron en reflejo de la gravedad de la situación, particularmente el cierre de una marca consolidada como es CNN+, fruto del acuerdo estratégico entre la matriz americana de Ted Turner y el Grupo Prisa de la familia Polanco en España. Todavía podríamos añadir que el final de año fue duro para los profesionales españoles por la desaparición inesperada de Luis Mariñas, periodista de referencia en los informativos de la televisión en nuestro país (TVE, Telecinco, y posteriormente Canal Sur).
El cierre de CNN+ llegó por sorpresa pero erróneamente se ha atribuido a la fusión entre Telecinco y Cuatro. No es así. En los acuerdos de fusión, hasta donde se conocen, el Grupo Prisa se reservaba ese canal probablemente en un intento de seguir teniendo alguna presencia en la televisión abierta de modo continuado. Fueron los nuevos accionistas americanos dada la difícil situación económica del Grupo Prisa los que promovieron el cierre fulminante de la cadena, aprovechando que el 31 de diciembre del 2010 finalizaba el plazo del primer acuerdo entre Ted Turner-​Grupo Prisa que exigía la renovación. Las pesadas cifras de deuda ejercieron un papel implacable sobre la decisión. Solo faltó el detalle estético de que en el mismo canal en el que antes se emitía CNN+ se pueda ver ahora Gran Hermano 24 horas.
Es evidente que después del cierre de CNN+ la televisión es más pobre en España; supone un golpe muy duro para el ecosistema informativo y de forma especial para el pluralismo, dada la tendencia que se observa en buena parte de las cadenas emergentes gracias a la TDT, como es el caso de Intereconomía que destaca en sus autopromociones su posicionamiento ideológico.
El cierre de CNN+ ha supuesto una conmoción en ambientes políticos y periodísticos porque es realmente la amputación por razones económicas de uno de los pocos canales a los que tenía acceso un sector del espectro político de corte progresista.
En España se acentúa el desequilibrio de orientación ideológica en los medios de comunicación que se plasma con mayor claridad en periodos preelectorales como los que estamos viviendo.
A la desesperación general del mundo progresista que teme por la evaporación de su discurso a consecuencia de las medidas drásticas que se ve obligado a adoptar el presidente del Gobierno se suma el desconsuelo por la debilidad creciente de los medios de comunicación sensibles con posiciones alejadas del conservadurismo.
Habrá menos noticias a partir de ahora, ya que se trataba de un formato de información continua, y menos noticias independientes.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad