Las actitudes

Conxi Valero
Los saberes que posee un niño al salir de colegio varían dependiendo de sus intereses, de su personalidad, de la influencia que pueda ejercer su familia y otros factores de diversa índole. Dichos saberes, sean los que sean, ocupan desde mi punto de vista una plano secundario, ya que no creo tanto en la importancia de los saberes acumulados, sino en actitudes delante de la vida tales como: la curiosidad por conocer, la capacidad de relacionarse positivamente con los demás, la empatía, la capacidad de esfuerzo a la hora de conseguir algo, el dominio de las tecnologías de la información y la comunicación, de la capacidad para trabajar en equipo, el conocimiento de los idiomas, especialmente del inglés. Creo que estas “habilidades” le ayudarán a asimilar los saberes necesarios en cada momento.
Por otra parte, y no menos importantes, no quisiera olvidar el espíritu crítico, la capacidad de pensar por uno mismo y la toma de decisiones. Aspectos que le ayudarán a ser una persona autónoma. En la actualidad estamos saturados de información y estímulos, y es importante saber tratar esa información de manera crítica, sabiendo diferenciar entre aquellas informaciones veraces y aquellas engañosas, entre las relevantes y aquellas más insustanciales. En general, una capacidad que creo debe poseer un joven al acabar la educación secundaria, es aquella que le permita ir integrando los nuevos conocimientos a aquellos que ya posee (enfoque constructivista de la enseñanza y el aprendizaje), para que de esta manera sus esquemas mentales vayan ampliándose y enriqueciéndose.

Revistas del grupo

Nuestra redacción

Publicidad